Location - GrungeMag Theme

Location

Web en contruccion disculpe las molestias

Super Mario 64


Hoy voy a seguir con esta sección que hacía tiempo que tenía abandonada. Recordad que en la primera entrega os hable largamente sobre The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Hoy, en los juegos de nuestra vida le ha tocado el turno a otro juego, considerado por muchos, uno de los mejores de la historia. Un personaje simpático, un mundo colorido y vistoso, una revolución dentro del género, pero sobretodo, un ejemplo a seguir para el resto de juegos que se hicieron desde aquel entonces. Y ya ha llovido mucho desde aquel 1996 en el que Nintendo nos sorprendió a todos, creando un juego que, aún hoy, sirve como ejemplo a seguir. Estamos hablando, señoras y señores, del único, el inimitable, el espectacular Super Mario 64. ¿Pasamos dentro?

Corría el año 1996. La Playstation de Sony acababa de salir a la venta y su éxito era cada vez mayor. Sega, con su Saturn, no acababa de despegar, pero no le iban del todo mal las cosas. Y seguía con su Super Nintendo. La consola estaba, evidentemente, obsoleta y la empresa de Kyoto llevaba tiempo prometiéndonos una consola de 64 bits (si, si, en aquel entonces aún íbamos con bits). Después de descubrir que la consola no se llamaría Ultra 64, sino Nintendo 64 (Nombre original donde los haya), Nintendo necesitaba un reclamo para conseguir que su estreno fuera por todo lo alto. Así que recurrió al que recurre siempre cuando las cosas no van bien: a Miyamoto y Mario. La consola salió a la venta, entre mucho alboroto, con un juego del mítico fontanero. Estábamos ante la primera revolución de Nintendo, Super 64.

La caja, con Mario volando por las nubes, con una gorra con alas, ya prometía emociones fuertes. Pero no era hasta que ponías el cartucho en la consola que te dabas cuenta de lo que realmente tenías entre manos. Mario había cambiado, ya no era el típico mata-enemigos. Era mucho más que esto. El universo Mario cobró vida. nos trajo el primer juego en 3D de verdad. Mario tenía libertad absoluta para hacer lo que le diera la gana, pero siempre pensando que tenía que rescatar la princesa. Muchas pantallas, muchos objetivos por pantalla, un castillo enorme, suculentas sorpresas, enemigos, monedas, estrellas, vidas, gorras , etc. El juego tenía de todo, y lo más importante, todo era innovador y único. Pero quizá lo más innovador y único del juego fue su sistema de cámaras. El jugador (Nosotros) podía mover la cámara a su antojo buscando el mejor ángulo en cada situación. Un sistema de cámaras que realmente nos mostraba lo que eran las 3D (que en aquel entonces aún no lo teníamos muy claro). Tal fue el impacto de este sistema que aún hoy en día sigue copiándose descaradamente, aunque son muy pocos los juegos que han conseguido acercarse al nivel mostrado en este Mario.

El juego pertenecía el género de las plataformas. La verdad es que, antes de qué viera la luz el título, a todos nos daba un poco de miedo el salto de las 2D a las 3D. 3D había sentado las bazas de cómo debía ser un juego de plataformas en 3D, pero aún quedaba mucho por mejorar. Y Mario 64 lo mejoró a la enésima potencia. Se trataba realmente de un plataformas, pero un plataformas moderno y adaptado a los nuevos tiempos. Mario tenía que conseguir estrellas para poder desbloquear puertas y seguir consiguiendo estrellas. En el juego había un total de 120, pero no hacía falta conseguirlas todas para rescatar a la princesa. Sólo con 60 ya podíamos desafiar al todopoderoso Jefe Final y recatar a (la propensa en meterse en líos) Peach. Las otras 60 eran frikismo puro para alargar la vida del juego hasta límites insospechados. Detrás de cada puerta había un cuadro, una pared o una ventana en la que podíamos entrar. Dentro nos encontrábamos con una pantalla en la que debíamos conseguir cierto número de estrellas. Había pantallas en la nieve, en el desierto, en las montañas, en el mar, en el bosque, dentro de un reloj, pantallas en las que éramos pequeños, en las que éramos grandes, en las que podíamos volar, hacernos invisible o incluso convertirnos en Metal-Mario. Un sin fin de posibilidades por un título que rápidamente eclipsó todos los juegos sacados hasta la fecha.

Mario 64 no tan sólo hizo evolucionar el género de las plataformas, sino que hizo evolucionar los videojuegos en general. De hecho, sino hubiese sido por Mario 64, seguramente hoy los videojuegos y las consolas no tendrían el éxito que tienen. Le debemos mucho a Mario 64. A raíz de este título empezaron a salir juegos con verdaderas 3D, juegos de plataformas inspirados en él, sistemas de juego muy parecidos, y por supuesto sistemas de cámara plagiados directamente de la obra de Miyamoto. Damas y caballos, si realmente hay un juego en el mundo que haya revolucionado la industria este es, sin duda, Mario 64. Yo no lo olvidaré por años que viva, y la mayoría de gente de mi generación tampoco. Mario 64, un antes y un después en este fascinante mundo en el que vivimos.

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=